Portada » Exprimiendo el ahorro

Exprimiendo el ahorro

  • por

La importancia del ahorro es innegable. En esta entrada desarrollamos los principales criterios para estructurarlo y porqué dividirlo en lo que denominamos la “hucha” y la inversión.

Ahorrar / gastar, la moneda cae aleatoriamente. Visto aquí

La rentabilidad es uno de los aspectos clave que asociamos al ahorro, ya que no es deseable que el mismo pierda valor con el paso del tiempo debido a la inflación.

Un concepto que no se conoce tanto es el del interés compuesto. La importancia de que podamos recibir un interés compuesto para nuestros ahorros es clave, ya que literalmente, hace que se dispare la rentabilidad.

Interés compuesto – rentabilidad en el ahorro

El concepto de interés compuesto es sencillo. Consiste en que los réditos o beneficios generados por la inversión se acumulen al capital para que produzcan a su vez más réditos.

El interés simple, por su parte genera los beneficios exclusivamente por el capital invertido.

De una forma visual, el crecimiento de un interés simple es lineal (la cantidad percibida al final del periodo de referencia, de un año por ejemplo, es la misma). Para el interés compuesto, el crecimiento es exponencial, ya que la base sobre la que se aplica el interés crece con el tiempo.

La siguiente gráfica muestra la diferente evolución del capital total (inicial + intereses) en caso de que se aplique interés simple o compuesto. Para el cálculo, se ha considerado una inversión de 1000 € con un interés del 10% anual.

La diferencia con el paso del tiempo es asombrosa

El hecho de que podamos reinvertir los beneficios, para que generen más beneficios, es un punto clave para la mejora de nuestras finanzas. Las cuentas corrientes remuneradas o los fondos de inversión son herramientas financieras que lo permiten. Por el contrario, los depósitos habitualmente aplican el interés simple.

¿Y qué hago con mi hucha?

Sabemos que aparte de la rentabilidad, nuestro fondo de emergencia (hucha) debe destacar por las siguientes características:

  • Liquidez, siendo la cualidad de los activos para ser convertidos en dinero efectivo de forma inmediata sin pérdida significativa de su valor
  • Seguridad frente a pérdidas o robos
  • Garantía: el respaldo existente en muchos países que tiene por función indemnizar a los inversores en los casos de insolvencia de las empresas servicios de inversión
  • Que aplique el interés compuesto

Puede haber otras características interesantes como la baja fiscalidad o la vinculación requerida, pero ya dificultaría la disponibilidad de productos financieros que cumplan con todas ellas.

Las dos opciones más habituales son el dinero en efectivo y las cuentas remuneradas. A diferencia de estas últimas, el efectivo no cumple con todas las características indicadas.

Si nos centramos en las cuentas remuneradas, deberás tener en cuenta otros aspectos como si tiene una cantidad máxima remunerada, requisitos adicionales, comisiones o periodo de vigencia.

¿Y cómo localizar las cuentas remuneradas más rentables? Como otras veces, el tío Google nos da la solución buscando la frase “mejores cuentas remuneradas”. La página web de Rankia te dan toda la información necesaria y se actualiza mensualmente.

A modo de resumen, en este momento* (noviembre de 2020), las cuentas más interesantes son:

CUENTAINTERÉS – TAELÍMITE MÁXIMOCONDICIONES – VINCULACIÓNGARANTÍA
Myinvestor1%15.000€NingunaFGD Español
Orange Bank1%20.000€Ser cliente OrangeFGD Francés
Pibank0,50%Sin límiteNingunaFGD Español
National Nederlanden0,35%Sin límiteNingunaFGD Holandés
Mejores opciones de cuentas de ahorro (septiembre 2020)

(*) Nota: En enero de 2021 Myinvestor ha modificado sus condiciones, ofreciendo el 1% únicamente durante el primer año, pasando después al 0,1%

Llegados a este punto, conocemos la importancia del ahorro y cómo aplicarlo de forma estructurada y que perdure en el tiempo. También somos conscientes de que debemos disponer de un fondo de emergencias, y ahora, dónde podemos tenerlo en las mejores condiciones posibles.

Con todo esto, tendremos unos muy buenos hábitos financieros, mucho mejores que la mayor parte de la población. ¡Bravo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *